Watch Out

Vídeo

Si vas al gimnasio por la mañana y decides hacer un poco de cardio, no hay nada como un tema dance para acabar de despertarte y coger el ritmo.

¡Así se empieza el día con energía!

Anuncios

Suspensión

Mi deporte favorito siempre ha sido la natación, desde pequeña; no hay nada igual. Otras actividades producen sensaciones increíbles: velocidad, potencia, fuerza, equilibrio, exaltación… Pero repito, no hay nada como nadar.

La natación modifica tu cuerpo: te obliga a desarrollar otro tipo de movimientos, a adaptarte a otro ambiente y también a coordinar tu respiración. Además, siempre he tenido la sensación de que, por el hecho de sostener la respiración, la mente parece que funciona más rápido de lo habitual…

Pero eso no es lo más atractivo.

Imagen

Bajo el agua todo es especial. ¿Qué me decís del contacto frío cuando te sumerges; de los sonidos difusos que percibes, como un eco distante? ¿Y qué hay del embriagador efecto de anti-gravedad, esa deliciosa flotabilidad que te muestra que no sólo te transportan tus piernas?

Todo desaparece bajo el agua, sólo estás tú.

Evadirse

No pienses, sólo sigue entrenando Uno de los beneficios más poderosos del deporte es la desconexión: el tiempo que pasas haciendo ejercicio es tiempo que te dedicas a ti mismo.

Cuando corres, nadas, haces pesas, bailas, etc. te evades de la realidad. La rutina y los problemas del día a día se evaporan: estás tu y el entorno, tan sólo acompañado por tus pensamientos o la música.

Con el ritmo de vida actual resulta difícil no entrar en un torbellino de estrés; sin embargo, cuando empiezas una la sesión de fitness o te calzas las zapatillas el nivel de concentración es tal que la mente se queda completamente en blanco. Es como reiniciar nuestro sistema corporal, ¿verdad?

Survivor – Eye of the tiger

Vídeo

¿Quién no ha escuchado alguna vez esta canción mientras entrenaba? No es un clásico porque sí…
Espíritu de superación al 100%.

¿No existe el dolor?

Martes, 20:50h, sesión de Body Pump.

Cuando entramos y vimos que había una monitora nueva, un mal presentimiento recorrió la sala. ¿El resultado? Masacre colectiva.

Si, esos pinchazos que te hacen moverte como si fueras un muñeco de LEGO...

Vayamos a lo evidente: las agujetas son la resaca deportiva. Pasar 3 o 4 días al estilo Robocop es el precio a pagar cuando empiezas a entrenar, cuando pruebas una actividad nueva o cuando te pasas de la raya. Cada uno conoce sus límites, no dejéis que os los impongan.

Comentario estrella de la experta: “¡¡Venga chicos, que vosotros podéis!! Hay agujetas positivas; mañana, cuando notéis pinchazos en los glúteos, ¡os alegraréis de haber trabajado duro!

… Excepticismo general.

¡No, no daré las gracias por mi trasero masacrado y dolorido!

En compañía

Anoche, víctima del insomnio, leí un tweet de Vitonica preguntando cuál era para nosotros la mejor clase colectiva; iba a contestar cuando me di cuenta que no puedo decidirme sólo por una… Así que por qué conformarse con una cuando se puede tener todo, ¿no? He aquí mi Top3:

#1 BodyCombat

Es una actividad ideal para los más activos y enérgicos: descarga toda tu energía y/o rabia practicando golpes, posturas y patadas de boxeo, artes marciales y kickboxing. ¡Eso si, sin contacto! Chicas, animáos: nosotras también podemos atizar con precisión. 100% recomendable, euforia asegurada (más en el post PODER) y brazos de acero.

#2 Spinning

Y pensar que una servidora creía que no había nada más aburrido que la estática… Todo cambia con un poco de música, ritmo y compañeros. ¡Siente el placer de desafiarte a ti mismo y lleva tus piernas al límite! Ah, pocas actividades mejores que ésta para quemar calorías y ganar fuerza y definición en los muslos.

#3 Step

Pocos hombres he visto yo en esta clase. Corrijo: ninguno. Y es que a las mujeres nos gusta demasiado bailar… Pero si además de divertirte quieres hacer ejercicio, no hay nada mejor que introducir un elemento externo al cuerpo, el step (causa frecuente de caídas y sensación de ridículo en principiantes; tranquilas, la experiencia está en la práctica). Es fantástico si quieres hacer cardio sin darte cuenta, además de mejorar el equilibrio y el dominio del espacio.

Renovarse o morir

Imagen

RENOVARSE O MORIR

Tras 8 años de feliz noviazgo con mis antiguas zapatillas, ayer llegó la despedida: una suela destrozada y un agujero considerable a la altura del dedo pequeño han sido el punto final de nuestra relación.
A ver si nos adaptamos…