Suspensión

Mi deporte favorito siempre ha sido la natación, desde pequeña; no hay nada igual. Otras actividades producen sensaciones increíbles: velocidad, potencia, fuerza, equilibrio, exaltación… Pero repito, no hay nada como nadar.

La natación modifica tu cuerpo: te obliga a desarrollar otro tipo de movimientos, a adaptarte a otro ambiente y también a coordinar tu respiración. Además, siempre he tenido la sensación de que, por el hecho de sostener la respiración, la mente parece que funciona más rápido de lo habitual…

Pero eso no es lo más atractivo.

Imagen

Bajo el agua todo es especial. ¿Qué me decís del contacto frío cuando te sumerges; de los sonidos difusos que percibes, como un eco distante? ¿Y qué hay del embriagador efecto de anti-gravedad, esa deliciosa flotabilidad que te muestra que no sólo te transportan tus piernas?

Todo desaparece bajo el agua, sólo estás tú.

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s